Cormoranes

Cormoranes en la balsa 

Ejercicios de aprenhensión sensorial presentados en el taller: Ensaya tu haiku

Hierbas acuáticas
En la balsa, amarrados,
dos cormoranes

Cormoranes en la balsa:
uno mira hacia tierra
el otro al agua

Entre los bártulos
que el pescador dejó,
dos cormoranes

Las hierbas, río abajo
En la balsa pesquera,
los cormoranes

Imagen que se utilizó en el ejercicio

Imagen que se utilizó en el ejercicio

De los errores se aprende. Vale la pena entonces incluir algunos intentos fallidos, acompañados con las atinadas observaciones de Vicente Haya. Si aspiramos a conservar viva la esencia del haiku, la crítica de nuestras propias obras constituye un acto primordial.

Barca sin timonel:
silla, sombrero, pértiga,
dos cormoranes

No tiene alma. Más que haiku parece un registro de propiedad.

Entre el agua y la tierra,
una balsa con dos cormoranes
y un sombrero de paja.

Rimbombante. No tiene naturalidad.

Ido el botero,
el cormorán acompaña a su pareja
que está amarrada a la balsa.

Es un acierto meter al botero por ausencia. Pero no lo es emparejar a los cormoranes.

Mañana sin sol.
Visita el cormorán a su pareja
que está amarrada a la balsa.

No, si acabarán casándose…

(Continúa en el Comentario…)
Anuncios

Etiquetas: , ,

Una respuesta to “Cormoranes”

  1. jorgebraulio Says:

    Las hierbas en el agua…
    Sobre la balsa, inmóviles,
    dos cormoranes

    Hubiera sido mejor “Las hierbas en el fangal” o “Las hierbas de la orilla”. Los cormoranes están inmóviles sólo porque es foto.

    Sobre la balsa, una silla,
    cormoranes y un sombrero
    Hierbas que van por el agua

    ¿Has contado las sílabas que te salen? Te falta poco para un waka.

    Cormoranes pescadores:
    uno mirando río arriba
    otro el agua que se va

    Me parece que los dos miran el río o los dos miran “el agua que se va”. No hay balsa, no hay algas, no hay sombrero de bambú, no hay orilla, no hay silla, no hay ni siquiera bolsa amarilla debajo de la silla. Hay, sin embargo, mucha literatura.

    Cormoranes en la balsa
    Uno mirando río arriba,
    otro el agua que se va

    Yo no veo tan claramente que el paisaje que vean, a pesar de que miran para lados distintos, sea tan diferente.

    Los cormoranes,
    el sombrero, la pértiga…
    ¿Y el pescador?

    Sólo “sombrero” nos evoca en castellano otra cosa. Este haiku no tiene alma, no tiene aware. Parece que dice: “Bueno, ya todo está listo… A todo esto… ¿dónde se ha metido fulanito?

    Ah, cormoranes,
    el viejo pescador,
    ¿qué habrá olvidado?

    Si ves la foto, podría entrar dentro de lo razonable la suposición en la que centras tu haiku. Si no la ves, tu haiku no puede reproducir la escena.

    Por su gran contenido didáctico, recomiendo la visita a esta sección de El alma del haiku a los que quieran estudiar con seriedad este género. (J.B)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: