Aprendizas (II)

 Two Half-Nude Women1

La aprendiza
le pide que eche el humo
por la nariz.

El meollo está aquí otra vez en el contraste entre la joven prostituta con su más que maduro conocimiento de todos los vicios y perversiones sexuales, y la puerilidad que todavía conserva debido a su edad.

La aprendiza
bruñe la pipa
con que será golpeada.

La cortesana era malévola con la kamuro, la pequeña iniciada en el oficio, porque ésta era lisonjera y empalagosa con sus clientes. La kamuro debe pulir las partes de metal de la larga pipa de bambú con la cual es frecuentemente apaleada.

Fuente:
R.H. Blyth. Japanese Life and Character in Senryu.Hokuseido Press. Tokyo, 1960
Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: