El estanque

En la frontera del aire y la tierra está el estanque.

En medio del bosque, por senderos de antigua sombra se llega a este espacio de aguas quietas, donde se mueven diminutos peces incoloros y una que otra jaiba.

En su orilla lejana crecen helechos entre piedras de granito dulcificadas por el verdín y la humedad. Árboles frondosos ocultan el cielo y filtran la luz.

El agua, como un cristal vivo que responde con tenues ondulaciones a la caída de las hojas, tiene el fulgor dorado del otoño.

Y yo, arrastrado por el viento, he llegado a sus orillas de suave limo y podridas ramas y me he quedado ensimismado en la clara profundidad del agua silenciosa.

El estanque.
Unas hojas sumergidas,
otras que flotan.

Dìa de campo.
El cesto de la ropa
con olor a hierba.

Rafael García Bidó
(Santo Domingo, República Dominicana)

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: