Archive for 30 abril 2010

Segundo plato

abril 30, 2010

ANÓNIMO

Shigoto-shi no   meshi wa kogoto wo   sai ni shite

Segundo plato
en la cena del obrero:
refunfuños.

Refunfuñar constituye un placer y no precisamente el más pequeño. Nos permite sobrellevar los males de la vida, uno de los cuales es no tener nada con qué acompañar nuestro arroz. Por eso bien puede ser el segundo plato de una pobre pitanza.

Fuente:
R. H. Blyth: Japanese Life and Character in Senryu. Hokuseido Press. Tokyo, 1960
Anuncios

Mariposa diurna

abril 28, 2010

Mariposa diurna,
¿esta noche también
tú estás insomne?

Lucrecia Linares
(Consolación del Norte, Cuba)

Todos los semáforos en rojo

abril 26, 2010

I
…pero encontraste
bajo mi primavera
la flor de lis.

II
El ojo mira
la brutal turbulencia
pero no llora.

III
Ya cara y cruz
no tienen importancia:
Es la moneda.

IV
La marioneta
pudo besar sus hilos
y conformarse.

V
Ríos del alma,
roben a la sequía
los nuevos peces.

VI
Sangre, culebra,
puñal, cocuyo ciego
porque no estás.

Mariene Lufriú
(Pinar del Río, Cuba)

Estos hermosos poemas, con la misma estructura silábica del haiku, forman parte del libro: Todos los semáforos en rojo, que obtuvo el Premio Calendario de Poesía, 2009, y fue publicado en La Habana, por la Casa Editora Abril, en el presente año. Marien Lufriú (1987) ha obtenido varios premios entre los que figuran el internacional de poesía NOSSIDE CARIBE 2003, el segundo de literatura erótica Farraluque 2006 y el tercero de narrativa Mangle Rojo 2007. Tiene publicado el poemario La ruta incierta (Ediciones Loynaz 2008), y textos suyos aparecen en antologías y revistas de España, Italia y México. Es egresada del Centro de Formación Literaria “Onelio Jorge Cardoso” y miembro de la Asociación Hermanos Saíz.

Los peces (de la Serie Haiku), obra que hoy nos sirve de umbral, la pintó Rocío García de la Nuez (Villa Clara, Cuba, 1955). Graduada de la Academia de Bellas Artes San Alejandro (La Habana, 1975) y como Master en Bellas Artes, en la Academia Repin (San Petersburgo, Rusia). Con una amplia y reconocida trayectoria en el campo de las artes visuales, se ha distinguido también como formadora de jóvenes creadores. Mención de Honor, Segunda Bienal de Pintura del Caribe y Centroamérica (Museo de Arte Moderno de Santo Domingo, República Dominicana, 1994); Artista Distinguido en residencia (Universidad de Michigan, EE.UU, 1997); Premio Nacional de Ilustración (Instituto Cubano del Libro, La Habana, Cuba, 2000).

Una gota de tinta

abril 24, 2010

Masaoka Shiki supo muy pronto que moriría joven. Para lidiar con la muerte, creó obras literarias en la que se sitúa como protagonista. En ellas enfrenta su propia mortalidad. Ante la ansiedad y el dolor, consideró un número limitado de soluciones: soñar o volverse loco, autodestruirse o dejarse arrastrar por la vorágine del trabajo. Aunque expresó el deseo de enloquecer, era demasiado racional para lograrlo. No obstante, parece haber tenido sueños en los que caminaba o incluso volaba con indolora libertad, o también encuentra un final deleitable. En Una gota de tinta (1901), el 24 de abril, escribió:

Anoche tuve un sueño. Llegué a un sitio donde había muchos animales. Uno de ellos se revolcaba tan agónicamente que tuve la certeza de que moriría. Un manso conejo se acercó a la bestia atormentada y le ofreció su pata. Con prontitud, el animal la atrapó con sus garras y la apretó entre sus fauces. En cuanto comenzó a besarla  alegremente, acabó su sufrimiento y murió como quien entra en un dichoso sueño. Entonces el conejo hizo lo mismo con otro animal que ya estaba delirando en su agonía. Y éste también se entregó a la muerte como si fuese un sueño placentero. He despertado de mi sueño pero nunca olvidaré a ese conejo.

Fuente:
Janine Beichman. Masaoka Shiki. Kodansha International. Tokyo, 1986

La voz de la primavera

abril 24, 2010

La voz de la primavera es la voz de la ternura, de la ilusión, de la sorpresa y la esperanza, de la pureza.

Guardo en mi corazón las margaritas del camino alto en la cordillera, las aguas repletas de renacuajos en los charcos de abril, la yerba reverdecida, el canto de las aves cuando termina la sequía.

La primavera siempre está sucediendo. ¿La escuchas?

Lleno de vainas
el flamboyán ni se entera.
Ya es primavera.

El prado lleno
de flores amarillas.
¿Quién las sembró?

Rachas de frío
y lluvias que no cesan.
Oh primavera.

Al pie del roble
las diminutas flores.
Tarde mojada.

Qué decirle
al ruiseñor que canta
cuando calla.

Pueblo natal.
Bajo los viejos robles
las mismas flores.

¿Cuántos insectos
tocan tu sinfonía,
noche de junio?

La primavera…
Si viene, margaritas,
si va, tormentas.

Rafael García Bidó
(Santo Domingo, República Dominicana)

Huellas de unicornio
Ediciones Que Vayan Ellos – España

Proverbios japoneses

abril 22, 2010

Una de las más importantes funciones de los proverbios es su carácter terapéutico, ya que atenúan los sentimientos de pesadumbre, cólera y desilusión al universalizarlos, al mostrarlos como algo común a todas las personas y a todas las épocas. Por otra parte, la relación entre los proverbios y el humor es tan estrecha que no sorprende descubrir que las etapas de la historia japonesa en que florece el humor, también abundan los proverbios. El militarismo y el romanticismo son enemigos del humor. Por eso los períodos Heian (794-1185) y Kamakura (1192-1333) son pobres en proverbios.

***

A menudo se olvida que lo esencial de un proverbio es que debe ser conocido por todos. Aunque sus orígenes sean plebeyos o aristocráticos, los escogen y aprueban las personas comunes y corrientes, que son al final sus árbitros. Corolario: vox populi vox dei. Ningún proverbio está errado. Igual que las fábulas de Esopo, son infalibles. Incluso cuando, como suele ocurrir, se contradicen.

***

Los aristócratas del período Heian produjeron el waka, el Nô, la caligrafía, el feudalismo, el código caballeresco (que fue explícito mucho más tarde, en el siglo XVIII) y  los proverbios y didácticas máximas morales derivadas o imitadas del confucianismo y el budismo. El pueblo común produjo el haiku, el senryu, el kabuki y los proverbios a partir de las experiencias de su vida cotidiana.

Los que se presentan a continuación son algunos de los más interesantes proverbios japoneses. Su humor es muy variado: ingenioso, profundo, juguetón, admirable, despreciativo, optimista, desesperanzador.

Doku kurawaba sara made nabure

Si comes veneno, lame el plato.

***

Oya baca, ko rikô

Padres tontos, hijos sabios.

***

Saru no shiri-warai

Monos riéndose del trasero rojo
de los otros monos.

***

Baka hodo kowai mono wa nai

Nada hay más peligroso que un tonto.

***

Dorobô ni kagi wo azukeru

Darle al ladrón la custodia de las llaves.

***

Ishi ga nagarete konoha ga shizum

La piedra flota, se hunde la hoja.

***

Uogokoro areba mizugokoro

El pez nada en el agua,
el agua nada en el pez.

Fuente:
R.H. Blyth. Oriental Humour. Hokuseido Press. Tokyo, 1959
Versión libre: JB

Pinar del Río

abril 20, 2010

El pasado miércoles, volví a Pinar del Río. Vueltabajo entrañable. Entre los mejores recuerdos de mi niñez están aquellas vacaciones en La Palma, pueblo donde vivía un tío de mi madre. Allí pesqué guajacones y soñaba escalar, cuando creciera un poco, un mogote muy célebre: El Colmillo de la Vieja.

Años después, en la Escuela Provincial de Arte me inicié como profesor. Pinté cada madrugada. Imprimí, con cucharas, decenas de grabados en madera. Hice mi primera exposición. Soporté incomprensiones y homenajes, conocí a personas maravillosas y me enamoré. ¡Cómo no querer un tiempo así!

Gracias a la Casa-Taller Pedro Pablo Oliva, a Aracely Sainz, a Silvia Oliva y David Horta, por la invitación y la cálida acogida. Y a Juan Carlos Rodríguez y Diana Gort: cuando la llovizna iba a impedir la conferencia, ellos abrieron las puertas del Museo de Arte para realizar el encuentro. Gracias a todos.

Seco maizal
Una vaca lamiendo
a su ternera

Seco maizal
En un poste, la vaca
se rasca el cuello

flores de orégano

abril 18, 2010

flores de orégano
la mustia hoja del plátano
vuelve a rozarlas

por el orégano
sube de flor en flor
un abejorro

Alberto Armenteros
(Jaruco, Cuba)

Un rasguño en la nada

abril 16, 2010

Al parecer, este fragmento no se refiere a Vieja friendo huevos. Pero no tengo a mano esa obra de Velázquez en la que, según Lezama, aparece una cocina con su sereno hieratismo… Confieso que ni siquiera la recuerdo. Si violento mi memoria, ignorante de mí, sólo emergen interiores de pintura holandesa. Seguiré buscando. Hasta más ver, aquí está la anciana entre sus cacharros y el crepitar de la manteca. Tampoco en ella hay trampa.

***

…En aquel cuadro de Velázquez, se ve que ni aún el motivo ha sido escogido por diferenciación o sorpresa. Es una cocina con su sereno hieratismo, con el fuego en descanso, con el agua adormecida en un silencio que detiene. A la primera contemplación, sorprendemos que no hay allí ninguna trampa, se brinda con un señorío sin reservas, sin amaneramientos y sin picardía. Si la sencillez de sus modales nos ganó la detención, ahora las evaporaciones que precisamos en aquella materia signada, nos invitan a su misterio y yo diría como a una indetenible galería de paseos metafísicos, que comenzamos por un rasguño en la nada, se fueron abriendo en inagotables escalas, en temblorosas complacencias, que están siempre como ansiosos de regresar a la graciosa nadería de su nacimiento, más que de su hechizo.

Vi lo que no vi,
pero ¿el ojo?
Precisó.

José Lezama Lima
(La Habana, 1910-1976)

Fuentes:
José Lezama Lima
Tratados en La Habana. Editorial Letras Cubanas. La Habana, 2009
Poesía completa. Letras Cubanas. La Habana, 1970

Un tomeguín

abril 14, 2010

Un tomeguín
cantó ayer, a esta hora,
en el almácigo

El haiku, así lo exige su propia naturaleza, responde a una íntima experiencia sensorial. Muy cerca de mi casa crecen varios almácigos. En uno de ellos, ayer cantó un tomeguín y yo, simplemente, me entregué a la tarea de testimoniar el hecho. Mientras anotaba, me sobrecogió la vaga sensación de haber estado ya en un lugar donde, veinticuatro horas antes, había trinado un pájaro. ¿Sería acaso lo que los psicólogos denominan un dejá vu? Poco duró mi ilusión.  Este es un haiku de Chora (1729-1780), con los comentarios de Blyth:

Uguisu no   naku ya kinô no   ima-jibun

El uguisu está cantando;
Fue ayer,
A la misma hora.

Chora es quizás el más simple de los poetas del haiku, un parigual de Gluck en la música. La misma voz, al mismo tiempo… Tiene uno el presentimiento de que no todo es transitorio, de que algunas cosas permanecen inalterables. El poema de Chora es un equivalente pianissimo de los versos de Keats:

Y  feliz, incansable melodista,
silbando siempre sones siempre nuevos.

Chora está viviendo junto a un arroyo, apartado de las guaridas de los hombres. En el bambudal cercano habita un uguisu que viene al jardin y, alrededor de la misma hora, canta la misma canción. *

¿Entonces sentí la ausencia del tomeguín porque había leído la del uguisu? ¿Fue apenas la misma voz, en otro mismo tiempo?

*R.H Blyth. Haiku. Vol. II. Hokuseido. Tokyo, 1950. Pag. 180