Archive for 31 mayo 2010

nada me dicen

mayo 31, 2010

nada me dicen
las olas de este mar
hondo respiro

Alberto Armenteros
(Jaruco, Cuba)

Aldabonazos

mayo 28, 2010

Aldabonazos
El aleteo fugaz
de un gallo al alba

Los sueños de un enfermo

mayo 25, 2010

Odio el mes de mayo. Este sentimiento, en los últimos días, me ha dejado insoportablemente deprimido. No logro poner en orden mis ideas.

Todavía, sin embargo, en mis sueños paseo casi feliz. Mas si tengo que saltar por encima de algo, la cabeza me da vueltas.

Cuando me aplasta el sufrimiento no tengo otra defensa que el ansia de flotar, ingrávido, en el cielo, como si el peso específico del aire y el de mi cuerpo se igualaran.

El año pasado, por esta época, lograba gatear hasta la próxima habitación. Este año, voltearme en el lecho se me dificulta; el próximo, probablemente, seré incapaz de moverme.

Una gota de tinta
15 de mayo de 1901

***

Gozosamente
ascendí el Monte Fuji.
Mientras mis piernas
temblaban en la cúspide
me desperté.

El dolor me despierta
de un sueño doloroso.
Enjugo mi sudor
y los pétalos de rosa
se desparraman.

Inválido ante el espejo

Aquel hombre con quien
me encontraba en el espejo,
ya no existe. Ahora
sólo veo un rostro devastado
que lagrimea.

Masaoka Shiki


Fuente:
Janine Beichman. Masaoka Shiki. Kodansha International. Tokyo, 1986

Versión libre:JB

Una jutía se asoma

mayo 21, 2010

Una jutía se asoma
entre las ramas
de un árbol.

Melisa Cores Padrón

Cielo azul
vuelan pájaros
en la mañana

Claudia Goñiz Martínez

Un alto pino.
El atardecer
sobre la tierra.

Patricia Acosta Frade

Melissa, Claudia y Patricia son estudiantes de 4to Grado de la Escuela Primaria “Mártires de Tarará”, en Alamar, la ciudad donde vivo. Ayer jueves realizamos el segundo encuentro del taller de haiku. Los textos aquí presentados fueron seleccionados como los mejores de la sesión. (JB)

Chao, primavera

mayo 19, 2010

Chao, primavera
Bajo la telaraña
un ala rota

Tratado de la pintura

mayo 17, 2010

Y Leonardo vio el colibrí?
Y qué dijo?
“La primera pintura fue
de una línea
que el Sol pintó en la pared
y en medio estaba el Hombre.”

Esto lo cuenta Leonardo.

Omar Pérez
(La Habana, Cuba)

El poeta y traductor Omar Pérez (La Habana, 1964), ha publicado, entre otros, ¿Oíste hablar del gato de pelea? (1999), Canciones y letanías (2002) y el volumen de ensayos La perseverancia de un hombre oscuro (2000). Something of the sacred (2007), versión inglesa de su primer poemario, ha aparecido en New York gracias a los oficios de Kris Dykstra. Omar Pérez ha traducido a Shakespeare y Dylan Thomas, a Angioleri y Pavese, a Villon y Lautréamont, así como a poetas contemporáneos norteamericanos y holandeses.

Fuente:
Omar Pérez: Lingua Franca. Ediciones UNIÓN. La Habana, 2009

Una gota de tinta (3)

mayo 13, 2010

No es mi intención destruir la poesía nacional. Sólo quiero reforzar  los muros de la literatura japonesa. Deseo con todo mi corazón hacer que dichos muros sean tan sólidos que ni siquiera tiemblen cuando los velludos extranjeros disparen sus cañones y hagan detonar sus minas… Considerar el tanka (en su estado actual) como el fundamento y la muralla de la literatura japonesa es como luchar con arco y flecha, o con espada y lanza, algo que resulta extemporáneo en el período Meiji. Después de todo, pagamos grandes sumas de dinero a los países extranjeros por barcos de guerra y cañones con tal de fortalecer a la nación japonesa. Quiero importar el pensamiento literario de dichos países, asimilar su canto para reforzar las murallas de la cultura japonesa. En cuanto al tanka, me propongo subvertir los viejos patrones de pensamiento y encontrar los nuevos. Consecuentemente, en relación con el vocabulario, intento aprovechar cuantas palabras sean necesarias: literarias, coloquiales, chinas u occidentales.

***

Aunque se escriba un poema en chino, en un lenguaje occidental o en sánscrito, éste será parte de la literatura japonesa si su autor es japonés. Un gobierno organizado por japoneses es un gobierno japonés, aún cuando los grados y colores a los que se asocian hayan sido modelados a partir del sistema chino y los uniformes sean al estilo chino, como sucedió en Japón bajo el Código Taihô del año 701. Si se gana una contienda con barcos de guerra comprados en Inglaterra y cañones alemanes, como sucedió en la guerra Sino-japonesa de 1894-1895, es una victoria japonesa porque, sin importar de dónde sean las armas, son japoneses quienes las manejan… No podemos depender exclusivamente de las cosas japonesas. Si borramos de nuestra literatura palabras prestadas de China como: caballo, ciruelo en flor, mariposa, crisantemo, escritura y otras, ¿qué nos queda? Japón no existiría si los japoneses se hubieran limitado ellos mismos a comunicarse sólo con palabras nativas. La literatura japonesa sufrirá un colapso si a nuestros escritores les da por cometer semejante dislate a estas alturas.

Masaoka Shiki

Fuente:
Janine Beichman. Masaoka Shiki. Kodansha International. Tokyo, 1986

Rojos cangrejos

mayo 11, 2010

Rojos cangrejos
que iban del monte al mar,
despedazados.

Lucrecia Linares
(Consolación del Norte, Cuba)

Noche sin fin

mayo 10, 2010

Noche sin fin
Los cangrejos crujiendo
dentro del saco

Una gota de tinta (2)

mayo 4, 2010

La creatividad que Shiki mostró en sus diarios fue expresión de su amor por la belleza y de su afán por transmutar su vida en palabras. Cinco de sus más grandes secuencias de tanka aparecen en Una gota de tinta. Fueron escritas en una racha creadora que abarcó dos semanas, desde  el 28 de abril hasta el 11 de mayo de 1901. Entre dichos textos se encuentran los siguientes:

4 de mayo

Forzándome a mí mismo a tomar el pincel…

El lirio de pared
ya tiene brotes:
ante mis ojos
la última primavera
comienza a declinar.

Para animarme,
en mi lecho de enfermo,
esparce la peonía
sus amplios pétalos
y al verlos, lloro.

Como recuerdo
de la primavera que se va,
dibujé
largos ramos de glicinas
que ondean cual olas.

No sé qué día
acabará mi dolor:
en el pequeño jardín
planté semillas
de flores otoñales.

El verdor
de los tiernos pinos…
En cuanto el largo día
sucumbe ante la noche,
mi fiebre aumenta.

La gente va a pensar que soy un sensiblero.

Fuente:
Janine Beichman. Masaoka Shiki. Kodansha International. Tokyo, 1986