Inclinadas por la lluvia

Inclinadas por la lluvia,
las espigas de cebada
hacen un sendero estrecho

Jôsô

En las novelas antiguas, muchas veces encontramos un personaje que se da cuenta al final del libro, generalmente cuando es demasiado tarde, quién era el -o la- que le había amado, en secreto, durante años. Asimismo, muchos grandes haikus nos llaman la atención sobre algo que hemos mirado, pero no visto. No nos provocan un satori, una iluminación; nos muestran que, a menudo, tenemos iluminaciones y no nos damos cuenta.

Fuente:
R. H. Blyth. Haiku. Vol. III. Hokuseido Press. Tokyo, 1952
Versión libre: JB
Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: