Yendo a botar las plumas

Yendo a botar las plumas,
calcula, cuidadoso,
la dirección del viento.

(Siglo XVIII)

Este verso describe algo muy insignificante; sin embargo, el escritor del senryu percibe que aquí hay algo significativo: el hombre que va a botar las plumas no las suelta donde quiera, sino que prevé escrupulosamente hacia dónde sopla el viento antes de deshacerse de ellas. El hombre conoce las plumas, y nosotros conocemos al hombre.

Fuente:
R. H. Blyth: Japanese Life and Character in Senryu. Hokuseido Press.Tokyo, 1960

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: