Archive for 30 mayo 2011

¡Esto es Japón!

mayo 30, 2011

En la puerta del templo,
la canción de las recolectoras de té:
¡Esto es Japón!

Kikusha

Esta estrofa contiene todo el valor y la excepcional cualidad de Japón. El poeta ha visitado un templo de la rama Obaku de la secta Zen en Uji. En el sencillo y levemente lúgubre salón, ha escuchado al sacerdote principal exponer la muda doctrina. Todo es como es, y es bueno que así sea. La religión no es de otro mundo, sino de éste donde se come, se trabaja y se canta, donde aun logramos conservar un estado de ánimo en el que las cosas son hechas sin titubeos, sin pesar ni conflictos entre lo que se piensa y lo que se siente. Al final se levanta, sale a la gran puerta del templo y ve los campos y montañas que se extienden ante él. Se escucha, en las voces de las mujeres recolectoras de té, una antigua canción que expresa el secreto florecimiento de la nación. Japón en su religión y su poesía, su intensidad y dulzura, su `pasado que vive en el presente, -un sentimiento que abruma al poeta es el amor al país, y algo más profundo porque toca el origen de la naturaleza humana. La estrofa es tal que cualquier hombre de cualquier nación puede leerla con desbordante placer.

Fuente:
R. H. Blyth: Haiku. Vol. II. Hokuseido Press. Tokyo, 1950

Silva Cubana 13

mayo 28, 2011


El Níspero apiñado
Por la copia del fruto y de la hoja,
En más supremo grado
Que las que el Marzo con crueldad despoja,
Arbol que, madurando, pende y cria
Dulcísimos racimos de ambrosía.

Manuel Justo de Rubalcava
(Cuba, 1769-1805)

Níspero.–N. s. m.– Véase Sapote
Sapote.–N. s. m.– Voz indígena Mejicana.– En Méjico se comprenden varios frutales bajo el nombre Tsapotl, cuya Voz corrompieron los Españoles, con el defecto de la Z (Zapote), que nunca pronuncia el Guachinango. A esta Isla inmigró por su parte occidental la palara Sapote; aunque no se generalizó tanto (y ménos en Vueltarriba) como en su patria. Cuando en la Vueltabajo se dice Sapote, se entiende el Níspero de la Vueltarriba; sin embargo de que algunos agregan Níspero-Sapote, (Chictsapotl, de los Mejicanos), (Sapota mammosa.) Es árbol aquí comun, de madera blanca, mediana altura; hojas alternas, ovales lanzeoladas, de cuatro a cinco pulgadas de longitud sobre la mitad de la anchura; flores blancas o rosadas, inodoras; el fruto de su nombre de diferentes tamaños y figuras, segun sus clases; aunque lo regular es casi redondo o acorazonado, lechoso, y cuando maduro la telilla exterior es gris y la pulpa amarillosa que tira a tabaco claro o de cedro por el centro, mui dulce-azucarada con semillas negras luztrosas, duras. Los hay esquisitos en Tierradentro.

Fuente:
Esteban Pichardo: Diccionario provincial casi razonado de vozes y frases cubanas. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana, 1976.

¡No lo jales!

mayo 27, 2011

-¡Eh! ¡No lo jales!
Destrabando la cometa
del ciruelo

El anciano siente mucho afecto por su ciruelo, que ya está punto de florecer. La cometa ha caído en el árbol y el niño intenta desenredarla. El anciano, renqueando, trata de soltar la cometa antes de que se dañe su árbol favorito.

Ilustración: Sobun Taniwaki (†1947)
Fuente:
R. H.Blyth. Senryu. Japanese Satirical Verses. Hokuseido. Tokyo, 1949
Versión Libre: JB

Todo empieza a retoñar

mayo 25, 2011

Todo empieza a retoñar, a oler, a moverse. Este árbol tiene un tronco leñoso, en bandas finas que van rasgándose con los años. Ahora que con las lluvias ha crecido un poco, muestra su textura interior, la de su corazón: lisa, blanda, húmeda. La corteza, no del todo reseca. Me fascina ese contraste. Las hojas, siempre pequeñas, aparentan una flexibilidad y una ligereza que se ven atenuadas por el color: un verde muy pálido, como si tuvieran una pequeña capa de nieve. Pensarlas congeladas o como de cristal resulta un contrasentido cuando notas los retoños, luego las flores y, por fin, los frutos. Me asombran en invierno porque no mueren definitivamente, y en primavera porque germinan rápido, pero no pierden su apariencia gélida.

Iglesia antigua
La luz en el olivo
resquebrajado

Constancia Vallez
(Tesalónica, Grecia)

Mierda en las hojas

mayo 24, 2011

Mierda en las hojas.
Abandonaron el nido
los zunzunes.

Mierda en las hojas
que le dan sombra al nido
abandonado.

Al dar la luz

mayo 23, 2011

al dar la luz,
cada muñeca tiene
su propia sombra

Shiki

(Trad.: José María Bermejo)

Esta es mi idea de lo que debe ser un haiku, – algo que capta la imaginación, una simple nada que, sin embargo, es inolvidablemente significativa, efectivamente, con esta significación que está en proporción inversa a su importancia práctica, a su tamaño y longevidad. Cada muñeca tiene una sombra, la suya, la que le pertenece; y al tenerla, hay un vínculo entre las muñecas, entre ellas y los demás objetos. El poeta examina el trabajo de Dios y lo halla bueno.

Fuente:
R.H. Blyth: Haiku. Volumen II. Hokuseido Press. Tokyo, 1950
Versión libre: JB

Silva Cubana 12

mayo 21, 2011

La Piña, que produce
No Atis en fruta que prodiga el pino,
Que la apetencia induce,
Sino la Piña con sabor divino,
Planta que con dulcísimo decoro
Aforra el gusto con escamas de oro.

Manuel Justo de Rubalcava
(Cuba, 1769-1805)


***

Piña.–N. s. f.– La planta vivaz que echa como el Maguey, la Maya &c. sus hojas o Penquitas en macolla de la raiz, largas una vara como espadas, o ménos; anchas casi pulgada y media, que va angostando hasta el ápice, acanaladas y aserradas sus márgenes fuertemente, color verde-amarilloso, correosas; flores violáceas y el fruto tan justamente afamado que lleva su nombre por alguna semejanza en la exterioridad con la Piña del Pino, se presenta sobre el escapo o tallo herbáceo, que sirve de mango para cojerle luego que se corta; pues toda la Piña está marcada de escamas u ojos regulares punzantes: la figura se parece algo a un pan de azúcar o cono truncado, alto de un palmo con el diámetro en su base de seis pulgadas, poco más o ménos; encima le corona un penacho de las propias hojas, pero más pequeñas; despojada de la cáscara, verde al principio, amarilla cuando madura, aparece la pulpa blanca-amarillosa, acuosa, dulce con algun ácido, aromática, refrigerante, deliciosa y medicinal para las afecciones de la vejiga, como diurético &c.; sin embargo, no es bueno cargar el estómago de gabazo. Del jugo de la Piña se hace excelente vino semejante al Malvasía; de la cáscara de la Garapiña y ántes de sazonar, buenos dulces: las hojas se prestan a obras de finos tejidos y cordelería. La Piña se siembre de los Hijos, que ofrece, como otros de su clase, unos denominados de Corona, que nacen de la base del fruto; otros llamados criollos, que salen al pié de la mata; estos últimos son preferidos, porque paren al año de sembrado y los de Corona tardan dos. Un piñal se eterniza por estos Hijos que suceden a las matas paridas, multiplicándose y cerrando el terreno, que todo parece un erizo coronado, verde-amarilloso. Esta Piña es nombrada tambien de la Tierra en la Habana, no se con que fundamento, cuando a la otra se le dice Piña de Cuba, que viene a ser lo mismo. Estoi persuadido de que la primera nombrada en Puerto-Rico Pan de azúcar, vino en este siglo de dicha Isla a las de Barlovento y la Piña de Cuba es la de aquí por lo que este debiera ser la que pudiera llamarse de la tierra. Nadie dice Anana. La variedad nombrada Piña de Cuba o Morada, no tan alta; pero igual o mas gruesa; los ojos o escamas mayores, moraduzcas como las hojas, mui ácida y de gusto y aprecio inferiores. (Bromelia Ananas). El Diccionario de la Real Academia describe ligeramente este vegetal con más exactitud en la Voz Anana, que es la indígena, y que nosotros debiéramos preferir con mayor razon, distinguiendola de la comparativa; pero es tan general el uso de la palabra Piña en solo el significado de nuestra esquisita fruta, que no se puede colocar su descripción en otro lugar. Dúdase cual de las dos variedades era la primitiva de esta Isla, si la Morada porque se llama de Cuba, o la otra más dulce, pan de azúcar; aquella existe en Costa-firme tambien: esta ha mejorado con el cultivo en la Habana y Puerto-Rico, donde abunda como en otras Antillas del Oriente. Oviedo, Gobernador de Santo-Domingo, fué quien dió a conocer la Piña en Europa el año 1535; pero Acosta pretende que se trajo de Santa Cruz a las Indias Occidentales y Orientales y a la China, donde se conoció en 1518. Otros opinan que de la India vino a América, &c.

Fuente:Esteban Pichardo: Diccionario provincial casi razonado de vozes y frases cubanas. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana, 1976.

Incorruptible

mayo 20, 2011

Incorruptible:
terminó su vida
como cobrador

Ikkô

Este hombre era honesto y fiel. Todo el mundo confiaba en él. Como resultado, nunca avanzó, sino que vivía y se murió como recaudador de dinero. Después de todo, en lo que la gente realmente confiaba era en su estupidez.

Ilustración: Sobun Taniwaki (†1947)
Fuente:
R. H.Blyth. Senryu. Japanese Satirical Verses. Hokuseido. Tokyo, 1949
Versión Libre: JB

Primera lluvia de mayo

mayo 18, 2011

Primera lluvia de mayo
En las burbujas
la luz del cielo

Al ponerla en agua

mayo 16, 2011

Mizu irete hachi ni uketaru tsubaki kana

Al ponerla en agua
la camelia fue recibida
por la vasija

Onitsura

(Trad.: Yoshihiko Uchida, Vicente Haya y Akiko Yamada)

Comentario de Blyth:

Éste es un ejemplo de suprema objetividad, no de aquella que marchita las cosas al separarlas del resto en un mundo en que se ve al hombre como la parte más dinámica y esencial, sino aquella en que cada cosa vive con su propia vida, es decir, con la vida de todas las cosas. El agua, la flor y el búcaro están en perfecta armonía, a pesar de que es única la oportunidad que los ha reunido. Esto se expresa por la flor que es recibida por el búcaro, porque en manos del poeta, tanto el búcaro como la camelia están vivos.

Fuentes:
Ueshima Onitsura: Palabras de luz. Edición de Yoshihiko Uchida, Vicente Haya y Akiko Yamada. Miraguano Ediciones. Madrid, 2009.
R. H. Blyth: Haiku. Vol. II. Hokuseido. Tokyo, 1950
Versión libre: JB