¡Esto es Japón!

En la puerta del templo,
la canción de las recolectoras de té:
¡Esto es Japón!

Kikusha

Esta estrofa contiene todo el valor y la excepcional cualidad de Japón. El poeta ha visitado un templo de la rama Obaku de la secta Zen en Uji. En el sencillo y levemente lúgubre salón, ha escuchado al sacerdote principal exponer la muda doctrina. Todo es como es, y es bueno que así sea. La religión no es de otro mundo, sino de éste donde se come, se trabaja y se canta, donde aun logramos conservar un estado de ánimo en el que las cosas son hechas sin titubeos, sin pesar ni conflictos entre lo que se piensa y lo que se siente. Al final se levanta, sale a la gran puerta del templo y ve los campos y montañas que se extienden ante él. Se escucha, en las voces de las mujeres recolectoras de té, una antigua canción que expresa el secreto florecimiento de la nación. Japón en su religión y su poesía, su intensidad y dulzura, su `pasado que vive en el presente, -un sentimiento que abruma al poeta es el amor al país, y algo más profundo porque toca el origen de la naturaleza humana. La estrofa es tal que cualquier hombre de cualquier nación puede leerla con desbordante placer.

Fuente:
R. H. Blyth: Haiku. Vol. II. Hokuseido Press. Tokyo, 1950
Anuncios

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: