Última noche

A José Manuel Rodríguez

Observo su desnudez; el tono cobrizo y las formas que siempre me seducen.

Hago rodar mis cabellos sobre sus curvas mientras huelo el perfume de bosque antiguo. Estrecho su cintura firme entre las piernas y siento cómo vibran en mis labios los latidos de su brazo. Los dedos se deslizan, pellizcan, penetran y yo existo.

Todo se aleja, las voces, los muros, y de lo umbroso surgen las traslúcidas esferas. Mi cuerpo se fragmenta y se expande junto al suyo. Permanezco en ese espacio que ocupa su voz de timbres tornadizos, perpetuando este último instante de cósmica génesis…

Abro los ojos desde la luz. Me apoyo en su brazo y me levanto; inclino la cabeza ante el público que de pie nos ovaciona. En estrecho y silencioso abrazo nos despedimos, él a otros brazos, yo un sueño sin promesas, sin concierto.

Noche estrellada
Vuelve la chelista
al manicomio.

María Elena Quintana Freire
(La Habana, Cuba)

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Una respuesta to “Última noche”

  1. Rosalba Molina R. Says:

    Que hermoso!!

  2. maria elena Says:

    gracias Rosalba y a Jorge Braulio, me encantó el dibujo que le puso
    saludos Maria Elena

  3. Jorge Moreno Bulbarela Says:

    ¡Qué prosa tan sugestiva! Precioso texto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: