La otra teta

Agarrar la otra teta
es el origen
de la avaricia.

Cuando un niño de seis o siete meses se alimenta de una teta, sujeta la otra como si temiera que alguien fuera a extraerle un poco de leche, lo que es una actitud de perro en el comedero. Esta es la primera señal de egoísmo y mezquindad.

Fuente:
R.H.Blyth: Senryu. Japanese Satirical Verses. Hokuseido Press. Tokyo, 1949
Ilustración: Sobun Taniwaki ( †1947)
Versión libre: JB

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: