Walt Whitman

Walt_Whitman

Hoy hace 120 años que falleció el poeta Walt Whitman. Para recordarlo, les propongo releer un fragmento de Canto a mí mismo.

***

Preguntó un niño, ¿Qué es la hierba?, trayéndola hasta mí a puños llenos;
¿Qué podía responderle? No sé mejor que él qué cosa es.

Creo que es la bandera de mi actitud, hecha de materia verde esperanza.

O creo que es el pañuelo del Señor,
Un perfumado regalo y recuerdo, arrojado a propósito,
Con el nombre del dueño es una esquina, que lo veamos y digamos, ¿De quién?
O creo que la hierba es ella misma un niño, el hijo visible de la vegetación.

O creo que es un jeroglífico uniforme;
Y significa, Nazco igual en lo vasto que en lo estrecho,
Crezco entre negros igual que entre blancos;
A Kanuk, Tukcahoe, el Congresita, Cuff,* doy y recibo igual.

Y ahora me parece la bella melena sin cortar de las tumbas.

Tiernamente te usaré, hierba encrespada.
Tal vez has transpirado del pecho de los jóvenes;
Tal vez de haberlos conocido los hubiera amado;
Tal vez brotas de viejos y de mujeres y de niños tempranamente arrancado del regazo de sus madres;
Y aquí eres tú el regazo de sus madres.

Esta hierba es muy oscura para ser de las blancas cabezas de las madres ancianas;
Más oscura que las barbas descoloridas de los ancianos;
Oscuras como para venir del rosa pálido del cielo de las bocas.

¡Oh, veo después de todo tantas lenguas que hablan!
Y veo que para nada salen del cielo de las bocas.

Ojalá pudiera traducir las insinuaciones de los jóvenes hombres y mujeres muertos,
Y las insinuaciones de los ancianos y las madres y los hijos arrebatados temprano de sus regazos.
¿Qué crees que ha sido de los jóvenes y de los ancianos?
Y ¿qué crees que ha sido de las mujeres y de los niños?

Están vivos y sanos en algún sitio;
El más pequeño brote prueba que realmente no hay muerte;
Y si alguna vez hubo, adelantó la vida y no espera al final para detenerla,
Y cesó en cuanto apareció la vida.
Todo se mueve y avanza -nada se desploma;
Y morir es distinto a lo que se supone y más dichoso.

*Personajes representativos del pueblo norteamericano (N. del T)

Fuente:
Walt Whitman. Hojas de hierba. Selección, traducción y prólogo, Manuel García Verdecia. Editorial Arte y Literatura. La Habana, 2006

Anuncios

Etiquetas:

4 comentarios to “Walt Whitman”

  1. Juan Carlos Durilén Says:

    Hermoso homenaje, Jorge.
    En un poema que lo pinta de cuerpo entero, de corazón entero.
    Gracias, una vez más, por tus valiosos aportes y recordatorios.

    Un gran abrazo desde este punto austral.

    • jorgebraulio Says:

      Gracias a tí, Juan Carlos. Los que estudiamos el haiku, los que amamos la naturaleza, debemos releer al viejo Walt de vez cuando.
      Saludos desde La Habana

  2. Barlo Says:

    Salvando la distancia y el pudor que ello me produce, edito un poemita que guardo en un viejo cuaderno fechado en Enero de 1981, cuando contaba 23 años, como juvenil homenaje que hoy acompaña a este otro tuyo:

    Walt Whitman, de cósmica mirada; tu polvo esparcido sobre los siglos. Yo sé que hay átomos en el aire que son tuyos, que son de todos nosotros.

    Saludos

    • jorgebraulio Says:

      Pues ese joven de 23 años captó con mucha sensibilidad el espíritu de Whitman.
      Saludos desde La Habana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: