Una golondrina

golondrina
sale volando de la nariz
del Gran Buda.

Issa

Esta gran estatua de Buda puede ser la de Nara, o la de Kamakura. Desde el punto de vista relativo, en las golondrinas que salen volando de la nariz de la imagen budista, tenemos un contraste entre lo sagrado y lo profano. Desde un punto de vista absoluto, da lo mismo si la golondrina sale de la Sagrada Nariz de Buda o de los aleros de un bar. Pero la región de este poema no está en ni en lo relativo ni en lo absoluto. Es en la vida misma, la vida que no es ni ley ni destino, sino ambos. Si renunciamos a la charla abstracta y por tanto vana, reconstruimos la experiencia poética de Issa y conseguimos lo mismo, solo que expresado con términos más comprensibles. Issa sintió la rectitud de las golondrinas que vuelan a donde le lleven sus alas, aunque reconoció que la imagen era más que un simple montón de metal. Sobre todo, sintió que había algo trascendental en este conflicto entre la ley y la libertad, una trascendencia que se marchita con las palabras cuando es explicada.

Fuente: R. H. Blyth: Haiku, Vol. II. Hokuseido. Tokyo, 1950
Versión libre: JB
Anuncios

Etiquetas: , ,

Una respuesta to “Una golondrina”

  1. Barlo Says:

    Este de Blyth es uno de esos comentarios que casi casi…, superan al propio haiku; y no es poca cosa un haiku como este de Issa…

    Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: