Mariposas…

 

Mariposas…
El hijo de los peregrinos,
presto, se rezaga.

Shiki

Algunos hombres y mujeres avanzan con dificultad por el camino mojado, cantando sutras, con la esperanza puesta en el lejano porvenir. Pero los niños, los más sinceros y afortunados seguidores de Cristo y Buda, están disfrutando el presente, el camino mismo. Las mariposas de primavera, tan alígeras, están pidiendo ser atrapadas por los niños, que van a la zaga de sus padres. Muy débilmente, nos ronda la idea de que los peregrinos solo están persiguiendo mariposas y que este niño es como aquel de Wordsworth que iba por la ribera:

Si parecéis impávidos ante la idea solemne,
vuestro ser no es por eso menos divino.
Todo el año yacéis en el seno de Abraham
y en el templo interior adoráis, sin saberlo,
la presencia de Dios que siempre está en nosotros. 

Fuente:R. H. Blyth: Haiku. Vol II. Hokuseido. Tokyo, 1950
Versión libre: JB
Pintura: Lucía Bordón Pardo (Lulú)
Anuncios

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: