Cien calabazas

Hyaku nari ya  tsuru hitosuji no  kokoro yori

Cien calabazas diferentes,
desde las entrañas
de una misma enredadera.

Chiyo-ni

 

Se dice que el Maestro Zen del templo de Etsuji le pidió a Chiyo, la más famosa entre las mujeres escritoras de haiku, ilustrar con un haiku la enseñanza de que mil significados provienen de un solo pensamiento. La estrofa anterior es la expresión parabólica/elíptica de este principio del zen o, más bien, del budismo mahayana. En el Kegonkyô, leemos:

En los tres mundos, todo es espíritu/mente. Aparte del espíritu/mente, nada existe. Buda, el espíritu/mente, los seres sensitivos: estos tres no son cosas diferentes.

Plotino dice:

En nuestro reino todo es parte que emerge de una parte, y nada puede ser más que parcial. Pero Allá, cada ser es producto eterno de un todo y, a la vez, un todo y un individuo que se manifiesta como parte; mas para una visión aguzada, Allá se reconoce como un todo.

Para el haiku, una calabaza es “una parte emergiendo de una parte”, pero es vista como un todo, aunque al mismo tiempo sea una parte. Para el haiku, aquí es Allá, y Allá es aquí. Por supuesto, a los anteriores versos de Chiyo no se les puede llamar haiku, aunque no son ajenos al estado de ánimo que produce haikus, porque el Espíritu Poético que produce el haiku y toda la poesía es uno y, en la medida en que participamos de él, estamos viviendo Allá y aquí ahora.

Fuente:
R. H. Blyth: Haiku. Vol. IV. Hokuseido. Tokyo, 1951
Versión libre: JB
Anuncios

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: