Archive for 30 marzo 2013

Viejo nogal

marzo 30, 2013

hojas de nogal

viejo nogal
la hoja que caía recta
tiene una oruga

José Manuel Rodríguez
(La Habana, Cuba)

Waka-no-Ura

marzo 28, 2013

Hiroshige_Views of Edo_Cranes

Hakidame e  tsuru ga orikeri  waka no ura

Waka-no-Ura:
la grulla se posó
sobre un montón de basura.

Issa

Aquí Issa ha tomado una expresión proverbial, hakidame ni tsuru, que corresponde a una joya en el estercolero, y la reanimó tomando como escenario Waka-no- Ura, uno de los lugares más hermosos de Japón. Es quizás más perverso que profundo, pero ilustra la weltanschauung*  de Issa, su amor por toda la verdad. Si hubiera logrado hacernos ver la trascendencia del montón de basura, éste habría sido un poema fenomenal.

* En alemán en el original. Cosmovisión, manera de ver e interpretar el mundo.

Fuente:
R. H. Blyth: Haiku. Vol  II. Hokuseido. Tokyo,1950
Versión libre: JB

En el árbol dorado

marzo 27, 2013

judio 2

El fornido judío, pájaro de pico poderoso y negrísimo lustre.

La espesura es de una sequedad espléndida, donde hasta la sombra es la justa, bajo los árboles de quemados nombres: cupey, almácigo, espino del aroma.

En la parte dorada de los árboles el judío se ensimisma y preocupa. Entonces el sinsonte le hace burla, porque tal es una de las costumbres del sinsonte.

Pero sería imposible comprender la espléndida sequedad de la espesura, si no fuese por el negro lustre del judío, que habla solo, pájaro antiquísimo.

Eliseo Diego

Lluvia de primavera

marzo 25, 2013

Lluvia de primavera
Dos perros satos
se dan mordiscos

Mi ojo y el madero

marzo 23, 2013

Portal_Predigerkirche_Erfurt

…Hoy, estando en camino para aquí, medité sobre cómo podría predicaros tan inteligiblemente que me comprendierais bien. Entonces se me ocurrió un símil y si lo comprendierais bien, comprenderíais el sentido en que pienso y la esencia de todos mis pensamientos sobre la cual he predicado desde siempre. Y el símil tenía que ver con mi ojo y con el madero: Cuando mi ojo se abre, es un ojo; cuando está cerrado es el mismo ojo, y a causa de la vista, el madero no gana ni pierde nada. ¡Ahora comprendedme bien! Si sucede, empero, que mi ojo es uno y simple en sí mismo y, una vez abierto, fija la vista en el madero, cada uno de ellos sigue siendo lo que es y, sin embargo, en el proceso visual ambos se hacen una sola cosa de modo que se puede decir en verdad: Ojo-madero, y el madero es mi ojo. Mas, si el madero fuera incorpóreo y puramente espiritual como la vista de mis ojos, se podría decir, con toda verdad, que en el procedimiento de mi vista el ojo y el madero se hallaban en un solo ser. Si eso es cierto con respecto a las cosas corpóreas, ¡cuánto más vale para las espirituales! Debéis saber que mi ojo tiene mucha más semejanza con el ojo de una oveja que se encuentra allende el mar y a la que nunca vi, de la que tiene mi ojo con mis oídos, con los cuales comparte la unidad del ser; y esto se debe al hecho de que el ojo de la oveja tiene la misma actuación que tiene, también, mi ojo; y por ello les atribuyo más solidaridad en su actuación que a mis ojos y mis oídos, ya que estos se hallan separados en sus procedimientos.

 

Meister Eckhart
(Turingia, c. 1260 – c. 1328)

Fuente:
El Maestro Eckhart. Obras Alemanas. Recopilación y traducción Ilse M. de Brugger.

Los Seis Caminos

marzo 17, 2013

320px-Japanese_Cherry_Trees

Saku hana no  naka ni ugomeku  shujô kana

Seres humanos
retorciéndonos
entre flores que se abren.

Issa

Este pertenece a una serie de seis poemas sobre Los Seis Caminos, o seis direcciones de la reencarnación:

Yûzuki ya  nabe no naka nite  naku tanishi

Infierno

Luna vespertina:
el caracol del estanque
grita en la olla.

***

Hana chiru ya  nomitaki mizu wo  tôgasumi

Fantasma hambriento

Se dispersan las flores:
el agua que deseamos beber,
lejos en la neblina.

***

Chiru hana ni  butsutomo hôtomo  shiranu kana

Animales

En la caída de las flores,
no ven a ningún Buda,
ninguna ley.

***

Koegoe ni  hana no kokage no  bakuchi kana

Malévolos espíritus de la naturaleza

A la sombra del cerezo en flor,
voz contra voz,
los jugadores.

***

Saku hana no  naka ni ugomeku  shujô kana

Hombres

Seres humanos
retorciéndonos
entre flores que se abren.

***

Kasumu hi ya  sazo tennin no  gotaikutsu

Dioses

Día de neblina:
hasta los moradores del cielo
lo hallan pesado, seguramente.

Fuente:
R. H. Blyth: Haiku. Vol. II. Hokuseido. Tokyo, 1950
Versión libre: JB