Archive for 27 mayo 2013

Menos viejo

mayo 27, 2013

José Manuel en el espejo

Hoy me veo menos viejo
con la cara enjabonada.

José Manuel Rodríguez
(La Habana, Cuba)

Anuncios

Brisa en el mango

mayo 24, 2013

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Brisa en el mango
¿Qué miras tan quieta
rana del tanque?

María Elena Quintana Freire
(La Habana, Cuba)

Fotografía de la autora.

Cocuyo

mayo 20, 2013

cocuyo1

Lluvia nocturna
Un cocuyo arrastrándose
hasta el nogal

Patio de noche
Zigzaguea un cocuyo
entre los plátanos

***

Cocuyo o Cucuyo.- N.s.m. Voz indígena de la primitiva Cocuí o Cucuí.- El insecto que describe el Diccionario de la Academia; pero la distinción que hace de la hembra no es conocida en esta Isla, y parece más propia de algunas luciérnagas o lampiros. En la estación de las aguas se pueblan los campos de estos coleopteros de seis patas, figura de cucarachas voladoras, (seis especies cuenta el Sr.Noda) que ofrecen tres luzes fosfóricas, dos discos detrás de los ojos y una en el vientre cuando le abre pocas vezes: al oscurecer empiezan a cruzarse en direcciones inconstantes y se aproximan a las poblaciones pareciendo estrellas volantes: si duermen o se consideran perseguidos cubren sus luzes con unas membranas opacas: la caña dulce y la lumbre los atraen, se alegran echándolos un rato en agua: sirven de adorno, recreo y luz, conservándose en Cocuyeras o en cañutos de de caña ahuecados; pero privados de su libertad y manoseados o lastimados, van eclipsándose hasta morir, cuando no sean sorprendidos por el Majá o el Jubo que sutilmente se aproximan guiados por sus propias luzes. (Elater noctilucus.) // Cocuyo ciego.- Insecto algo parecido al cocuyo pero sin luz alguna, más pequeño y todo negro; se le ve de noche y a vezes de dia caminando, o más bien arrastrándo lenta y torpemente su existencia insignificante: cuando se le comprime exhala un olor desagradable. (Zophobas morio.) Su cocimiento es eficaz para los dolores de oídos.

Fuente:

Esteban Pichardo: Diccionario provincial casi razonado de vozes y frases cubanas. Primera edición,1836. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1976

Se va la primavera

mayo 19, 2013

enokihiroshige

Haru oshimu  hito ya enoki ni  kakurekeri

Ay, se va la primavera,
y él desaparece
entre los árboles de enoki.

Buson

Buson está observando, en la naturaleza, la transición de la primavera al verano, suspirando por la juventud que no puede perpetuarse, pues debe convertirse en lozana edad viril. Mientras lo hace, alguien que a ojos vista también se lamenta por la primavera, entra en el bosquecillo de enoki y ya no se le ve. Como en el poema Otoño de Keats, este hombre es un símbolo del paso de la primavera, aunque no un simple símbolo, debido a que también siente en sí mismo el irresistible movimiento de las estaciones: tampoco él puede quedarse en ningún lugar, sino que debe partir y, por eso, no conocerlo más. Hay otros versos de Buson que trasmiten este sentimiento del movimiento del hombre junto al de la naturaleza:

Ayumi ayumi  mono omou haru no  yukue kana

Seguir andando,
meditabundo.
¡Se va la primavera!

Yuku haru no  izuchi sariken  kakari-bune

Un bote amarrado;
¡Adónde se ha ido
la primavera!

Yuku haru ya  me ni awanu megane  ushinainu

Se va la primavera;
Los anteojos que ya no me servían
han desaparecido.

Yuku haru ya  shunjun to shite  asozakura

La primavera que se va
vacila ante las últimas
flores de cerezo.

A primera vista, la palabra “vacila”, aplicada a la naturaleza, puede parecer extraña. Expresa la doble calidad de las cosas, en virtud de la cual ellas son: por un lado, permanecen inalterables; por otro, desean también cambiar y crecer, ser diferentes. La primavera desea ser una primavera eterna; pero desea también convertirse en verano. Tal es la naturaleza de todas cosas, pero es especialmente evidente en la indolente vacilación, en las indecisiones de la primavera en su final.

Fuente:
R.H. Blyth: Haiku. Vol. II. Hokuseido. Tokyo, 1950
Versión libre: JB.
Grabado de Hiroshige: Fuegos fatuos en la noche de Año Nuevo, bajo un árbol de enoki, cerca de Oji.

Día de las Madres

mayo 12, 2013

Margot 2

Día de las Madres
Susurro esa canción
que le gustaba

Primavera

mayo 7, 2013

Picture 004

(Beethoven, opus 24)

Hay días en que el sol siente deseos
de imitar a Dios.                         

Él se hastía
de ser la andrógina margarita del firmamento,
y atareadamente se entrega a la tarea
de remedar al Señor.

Aplica su malicia de niño irreverente                   
a producir la mariposa nueva.
Mete la luz entre el gastado iris,                         
y lo rojo da el negro y amarillo lo azul.
De la panza del sapo hace un diamante                      
tan casto y diáfano como el planeta Venus.
Y donde hubo verdor deja flotantes cabelleras                    
(interminables cabelleras de color amaranto).

¡No hay quien descubra en esta dulce belleza de la tórtola
la que fuera arredrante cabeza de hipopótamo!                   
El Universo es puesto en orden por el sol: queda                         
limpio de error. ¡Todo es belleza! Transfigurado,                
lo hórrido de ayer canta himnos de gracias a lo justo.
Las alabanzas brotan de la boca del jabalí como de la del ruiseñor.                     
¡Aleluya por todos! ¡Aleluya hasta el fin de los tiempos!                      

Y tras ver el sol el mundo variopinto y nuevo, échase a reír.
(A esa risa del sol es a lo que llamamos los hombres primavera).                   
Dios nuevo, ríe el sol, y sus cascadas de oro líquido, ardiente,
hunden fulgor y hacen alegría
hasta en las negras entrañas de la tumba.                        

Gastón Baquero
(Banes, 1914  – Madrid, 1997 )

Pintura:
René Portocarrero
Flora (Fragmento)
 (La Habana, 1912 – 1985)

Cerezo henchido

mayo 5, 2013

Cereza2

señor, señora…
gritan desde el portón
cerezo henchido

José Manuel Rodríguez
(La Habana, Cuba)

Primera lluvia de mayo

mayo 4, 2013

Gladiolos en el asfalto1

Primera lluvia
de mayo: dos gladiolos
en la acera