Archive for 26 junio 2013

Estandartes al viento

junio 26, 2013

Ôukaze no niwaka ni okoru nobori kana

Un ventarrón
aparece de súbito…
¡El estandarte!

Shiki

Este estandarte es una bandera, un pabellón que pende, largo y rectangular. En la calma, cuelga perpendicular; cuando el viento sopla, flamea en el asta. En la presente estrofa, hay una violenta ráfaga de viento, y el estandarte se agita sin pausa, hace visible lo invisible. La viva y animada naturaleza atribuida al estandarte la vemos nuevamente en el siguiente, también de Shiki:

Amagumo wo sasou arashi no noborikana

Se acercan nubes de lluvia:
¡El estandarte
de la tormenta!

Otro más de Shiki, en el que la relación entre el estandarte y las nubes se muestra directamente:

Yamazato ni kumo uchihararu nobori kana

En el pueblo montañés,
barriendo las nubes,
carpas de papel.

Las carpas de papel (también de tela) están flotando en el aire por el Día de los Niños, el 5 de mayo. A esto se refiere la estrofa. El siguiente es también de Shiki:

Nobori tatete arashi no hoshiki hi narikeri

Izando el estandarte,
un día en que anhelábamos
un viento borrascoso.

En la incapacidad de controlar los elementos está el origen de nuestra modestia y humildad, y cuando ni un leve soplo agita el estandarte, solo nos queda suspirar con impotencia. Este haiku es como un senryu.

Fuente:
R. H. Blyth: Haiku.Vol. III. Hokuseido. Tokyo,
Versión libre: JB

Anuncios

Coche nocturno

junio 24, 2013

Coche nocturno
Antes que la muchacha,
entra su aroma

Este es un haiku o un senryu?

Melocotones

junio 21, 2013

melocotones

Melocotones…
El perro, alborotado,
tumbó dos más

Moscas

junio 15, 2013

Moscas 2

Yare utsu na  hae ga te wo suri  ashi wo suru

 No mates esa mosca.
Mira cómo retuerce
sus manos y sus pies.

Issa

Por supuesto, Issa estaba perfectamente consciente de que la mosca no frotaba sus manos para implorar por su vida. Mas que fantasía, es imaginación que ve la vida interior de las cosas. Es un fingimiento gracioso, y bajo el manto del fingimiento Issa oculta y por tanto revela su perspicacia ante la naturaleza viviente de la mosca. Este de Blake:

¿No soy yo
una mosca como tú?
¿No eres tú
un hombre como yo?

está cerca, pero carece de la gracia poética de Issa. He aquí unos versos de similar significado, pero más tétricos, menos compasivos:

 

En no hae  te wo suru tokoro  utarekeri

Una mosca
en la terraza, aplastada,
mientras se frotaba las manos.

En el poema Una medianoche de agosto, de Hardy, aparecen los siguientes versos:

                                                            …parada allí,
una mosca soñolienta frotándose las manos.

El sentimiento es totalmente diferente al del poema de Issa. El lúgubre estoicismo de Hardy se debe en parte a su profunda modestia, que se evidencia en los últimos dos versos. En esto por lo menos se aproxima a Issa.:

Ellas, de Dios las más humildes- medito- ¿Mas por qué?
Porque ellas saben los secretos de la tierra que yo ignoro.

Aquí podemos traer a colación uno de los pasajes más conocidos de la literatura inglesa: Titus Andronicus, Acto III; Escena II:

MARCUS GOLPEA EL PLATO CON UN CUCHILLO

Titus:
¿Qué golpeas, Marcus, con tu cuchillo?

Marcus:
He matado, señor, una mosca.

Titus:
¡Fuera, asesino! Me heriste el corazón;
Se sulfuran mis ojos ante la tiranía:
Ese amaño mortal, contra un inocente,
te impide ser mi hermano. Retírate,
veo que no mereces mi compañía.

Marcus:
Ay de mí, señor mío, sólo maté a una mosca.

Titus:
¿Y si esa mosca tuvo un padre y una madre?
¡Cómo va a desplegar sus finas alas doradas,
y zumbar, lamentándose, en el aire!
Pobre mosca indefensa,
esa cuyo zumbido es grata melodía,
vino para alegrarnos y tú la destripaste.

Uno debe admirar la brillante hipocresía de este, diametralmente opuesta a la actitud de Issa, que finge ser hipócrita, finge ser humorístico cuando es profundamente compasivo. Él siente que la mosca está viva. El mismo sentimiento que late en el pecho de Chiyo cuando dice:

Hirou mono  mina ikite iru  shiohi kana

¡Todo lo que recojo
en la bajamar
está vivo!

Fuente:
R.H.Blyth: Haiku. Vol. III. Hokuseido. Tokyo, 1957
Versión libre: JB

Noche de junio

junio 13, 2013

Calabaza 2

Noche de junio
¡A ver cuánto ha crecido
la calabaza!

Calabaza 1

El totí cambia de rama

junio 11, 2013

Toti al mediodia 2

El totí cambia de rama:
lleva un insecto en el pico

No me asusta morir…

junio 10, 2013

Jesús Orta Ruiz1

No me asusta morir… Sólo lamento
no tener ojos para ver las cosas
que se transformarán: zarzas en rosas,
lobos en hombres, polvo en monumento.

No me asusta morir… Sólo lamento
ser sordo como el frío de las losas
cuando vengan las músicas gloriosas,
cuando una larga risa sea el viento.

Sólo lamento no tener mi tacto
cuando sea concreto el mundo abstracto
que en crisoles de sueño se moldea.

No me asusta morir… Sólo lamento
quedarme quieto cuando todo sea
la perfecta expresión del movimiento.

Jesús Orta Ruíz
(Indio Naborí)
(La Habana, 1922-2005)

Pico del Indio

junio 8, 2013

ofrenda_03

Pico del Indio
El feto de una llama
arde en la nieve

Cambio de ropas

junio 5, 2013

Kuniyoshi_Utagawa_Man_on_a_boat

Koi no nai  mi ni mo ureshi ya  koromogae

Aunque no tengo amante,
también me regocijo.
Cambio de ropas.

Onitsura

Podemos comparar estos versos con los del poema A Robert Browning, de Landor:

Regocija cantar aunque ninguno escuche
junto al cantante; regocija alabar,
aunque el que alaba se sienta solo
y vea al alabado, lejano, en las alturas.

Fuente:
R. H. Blyth: Haiku. Vol III. Hokuseido, Tokyo,
Versión libre: JB