Grita un cuco

Hiroshige_Sudden_shower_over_Shin-Ohashi_bridge_and_Atake_1857

Hototogisu  akatsuki kasa wo kawasekeri

Grita un cuco;
el amanecer me hace comprar
un paraguas.

Kikaku

Al amanecer, Kikaku está a punto de regresar de Yoshiwara. Cuando está parado en la puerta, un ruiseñor en un matorral cercano repentinamente canta y, al mismo tiempo, comienzan a caer gotas de lluvia. Kikaku se ve obligado a comprar un paraguas. La expresión en el segundo y tercer verso, donde se superponen el amanecer y el chubasco, la omnipotencia de la naturaleza con respecto a la humanidad, nos recuerda la Bienvenida a la Primavera de Lily:

¡Espléndida y aguda canción! ¿A quién oímos?
No es otra que la alondra, tan estridente y clara;
A las puertas del cielo ahora bate sus alas.
No despierta la aurora sino cuando ella canta.

La estrofa de Kikaku es demasiado rebuscada, tiene el saborcillo de las ingeniosidades propias del sitio que está abandonando.

Fuente:
R. H. Blyth: Haiku. Vol. III. Hokuseido. Tokyo, 1957
Versión libre: JB

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: