Archive for 29 diciembre 2013

Aún así

diciembre 29, 2013

Yamadera

Tomokaku mo  anata makase no  toshi no kure

Aún así,
sometido al Más Allá,
el fin de año.

Issa

Escrito el 29 de diciembre de 1819, éste aparece al final de la obra de Issa, Oragaru, acompañado de los siguientes preceptos que expresan la postura religiosa de Issa. En parte, representa lo que Shinran pudo haber dicho en el Tanisho; en parte, es una crítica a los miembros de la secta Shin a la que pertenecía Issa. He aquí una traducción bastante libre de lo que dice Issa:

“Aquellos que ponen todas sus fuerzas en el Otro Poder, y dependen por completo de él, dicen: “Fe en el Otro Poder, Fe en el Otro Poder”, atados a las cadenas del Propio Poder, caen estrepitosamente en el infierno del Propio Poder. Entonces le ruegan a Amida que cubra con el espíritu búdico las inmundicias de su propia falta de iluminación: son realmente la encarnación del Propio Poder. Pueden preguntar, “¿Qué estado de ánimo se ajusta a su concepción de las cosas?” La respuesta es: no hay nada especialmente difícil; solo hay que deshacerse de  todo el sinsentido en torno al Poder Propio y el Otro Poder, dejándolo flotar en el mar de Chikura. La Gran Cosa del otro mundo, es sencillamente postrarse ante el Nyorai e implorar que le envíen al Paraíso o al Infierno, según sus preferencias. Una vez decidido de tal modo este asunto, decimos: Namuamidabutsu […]

En tal momento, ¿por qué ha de decir Nembutsu fingiendo la voz? Aunque no lo invoquen, Buda mantiene su palabra. Esta es la verdadera paz de la mente.”

El término anata, traducido como Allá, es una palabra japonesa que significa “Tú” y, literalmente: sobre ese lado. Con ella aflora la diferencia entre Jôdo, la Secta de la Tierra Pura, y el Zen, que se basa no tanto en la distinción entre el Otro Poder y el Propio Poder, sino en la manera en que se produce la unidad de ambos. En Jôdo, simplemente nos sometemos al Otro Poder; desde el principio nos damos cuenta de que no seríamos nada por nosotros mismos, y que cuando no tenemos voluntad propia, se realiza la voluntad de Dios a través de nosotros. El peligro aquí, como apunta la declaración de Issa, es que al someterse al Otro Poder, las personas piensan que están sometidas a algo […]. Es decir, el peligro está en la división entre el yo y el otro.

En el Zen , el gran objetivo es la destrucción de la distinción entre el yo y el otro, esto y aquello, bueno y malo, iluminados y no iluminados. Y cuanto más nos adentramos en Jôdo y el zen , la diferencia entre ellos es menor. Por ejemplo, si comparamos a Issa, creyente de Jôdo, con Bashô, estudioso del Zen, nos sorprenderá el hecho de que el yo de Issa colorea cada verso que escribe, mientras que el yo de Bashô  se funde al rozar el más mínimo objeto, un guijarro o el rocío . Ese aùn así es el zorro que roe las entrañas de Issa, el dolor y el remordimiento por el pasado, la mente dividida en el presente, las esperanzas y los temores de cara al futuro.

Pero el significado del verso, la sumisión y la renuncia, están en armonía con la estación, el invierno de la mente, el fin de año de Issa .

Fuente:
R. H. Blyth: Haiku. Vol. IV. Hokuseido, 1951
Versión libre: JB

Llovizna helada

diciembre 22, 2013

Frits_Thaulow_-_Rio_en_invierno

Llovizna helada
Se acaricia las rótulas
el celador

Pintura:
Título: Río en Invierno
Autor: Frits Thaulow (1847–1906)
Museo Nacional de Bellas Artes
La Habana, Cuba

Retiro invernal

diciembre 16, 2013

798px-Aonegamine20100926a

Fuyugomori  kokoro no ôku no  yoshinoyama

Retiro invernal.
En lo hondo del corazón,
el monte Yoshino.

Buson

Este también recuerda a Wordsworth:

A veces, cuando yazgo en mi sofá,
desocupado o meditabundo,
algo relumbra en ese ojo interior
que es la dicha de la soledad;
entonces mi corazón, lleno de gozo,
baila con los narcisos.

En la escuela nos enseñaron a ver esta última estrofa de Narcisos como algo simplemente superfluo, que estropea la objetividad del resto del poema. Nos decían que el “ojo interior” es la memoria. Pero no es así. Ese ojo es la imaginación.

Fuente:
R. H. Blyth. Haiku.Vol. IV.Hokuseido, Tokyo, 1961
Versión libre: JB

Duermen los patos

diciembre 8, 2013

junto_al_torreon1

tenshu kaku too
korini utsuru kage
nemuru kamo

junto al reflejo
del torreón en el foso
duermen los patos

Kaishi

Versión libre: JB

Lluvia de invierno

diciembre 3, 2013

la rana en el cerrojo

Lluvia de invierno
La rana se acomoda
en el cerrojo

Lunas, monos, pescados y campanas…

diciembre 2, 2013

Hiroshige_100_views_edo_082

Koe karete saru no ha shiroshi mine no tsuki

Su ronca voz,
los blancos dientes del mono…
Luna en la cima.

Este fue escrito por Kikaku, quien se inspiró en Hakô, un lugar en China famoso por sus monos gritones. Su sabor romántico y “poético” puede ser comparado con la poesía prosaica y cotidiana de Bashô:

Shiodai no haguki mo samushi uo no tana

En la pescadería,
las encías del besugo salado
parecen frías.

En el próximo ejemplo, sin embargo, Bashô es a su vez romántico:

Tzuki izuko kane wa shizumite umi no soko

¿Dónde la luna?
La campana está hundida
en el fondo del mar.

Este fue inspirado por la decimoquinta de la luna, luna llena oscurecida por la lluvia, en la localidad de Tsuruga. El anfitrión les contó una historia en la que una campana del templo cayó en el mar y no se podía rescatar porque se había hundido al revés. Bashô utiliza esta leyenda, hallada en varias partes del mundo, para revelar la belleza invisible y el misterio de la luna en la mente poética.

Fuente:
R. H. Blyth: Haiku. Vol. IV. Hokuseido. Tokyo, 1961
Versión libre: JB