Proverbios chinos

Una casa de té en Pekin

Todas las carnes podridas
tienen  el mismo sabor.

***

Si lo dice un hombre, es falso;
si lo dicen mil, verdad.

***

En la mesa de apuestas
no hay padres ni hijos.

***

Si una sola hoja se mueve,
todas las ramas se agitan.

***

Nunca bromear ante un príncipe.

***

Si el juez es justo, los empleados son flacos;
si el dios es poderoso, los sacerdotes son gordos.

***

Por listo que sea un médico,
no puede curarse él mismo.

Fuente:
R.H. Blyth: Oriental Humour. Hokuseido Press. Tokyo, 1959.
Versión libre: JB

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: