Los blandos hilos (5)

Ana Rosa Núñez (La Habana, 1926-1999)

 

Cuando escucho al ruiseñor

en el jardín

creo que cantan las hojas.

 

La paloma –como la ola-

tras tanto ir y volver

es otra.

 

La camelia:

una sombra de seda

entre la selva.

 

Cangrejo amigo:

También yo quisiera

desandar mis caminos.

 

Devuélveme en dulce temblor

la armadura de tu cuerpo,

caracol.

 

Un rayo de luz entre los pinos

como un suspiro

del camino.

 

Ah, el mar de Cuba a lo lejos

Aquí, cerca, las olas

Se rompen como espejos

 

Haikú, fiel brote

relámpago del bosque

chispa, la noche.

 

Luna marinera

usaré tu luz

como espuela.

 

Cleva Solís (1926-1997)  

 

           El viento de otoño

              gime

y usa una viola cansada.

 

Guarda la luz

aquí sus prendas

más calladas.

 

Las ruinas arden

remedando la mirada

morada de la luz.

 

Limpio de polvo

los aposentos,

parece que cavo una mina.

  

Rafaela Chacón Nardi (1926-2001)  

 

Centellea.

Bebe en la flor y vuelve a la espesura.

  

Los verdes y los rojos insulares

en el aire enredándose…

 

 Ay, flores de amargura:

Árbol de soledad y fina sombra,

jacarandá.

 

Un abanico te haces de la yagruma

que al río entrega en verde

su plata bruna.

 

De La Alameda, suben a mi alero

-en vuelo enamorado y ateridas de frío-

las palomas.

 

Por el trillo del agua amarilla,

resbalando,

yo,

luna,

tan lejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: