Posts Tagged ‘Primavera’

Mariposita de primavera

marzo 30, 2015

Miguel Matamoros

He aquí una habanera compuesta por Miguel Matamoros, músico genial que nació en Santiago de Cuba el 8 de mayo de 1894. Tras su deceso, el 5 de abril de 1971, nos legó obras que forman parte indisoluble del imaginario poético y musical de los cubanos.

***

Mariposita de primavera,
alma con alas que errante vas
por los jardines de mi quimera
como un suspiro de amor fugaz.

Cuando te alejes a otras regiones
llévale un ruego de adoración
a la que un día me dio ilusiones
que se trocaron en decepciones
que hoy llevo dentro del corazón.

Yo quiero verla para besarla
como esos besos que, tú a la flor,
das cuando quieres la miel robarle
para embriagarte cual yo de amor.

Mariposita de primavera,
alma con alas si es que la ves
dile que torne mi compañera
a los jardines de mi quimera
donde no vuelvas jamás tal vez.

Miguel Matamoros
(1894-1971)

Anuncios

El largo día

marzo 15, 2015

Alauda_japonica_Fauna_Japonica

Nagaki hi wo  saezuri taranu  hibari kana

El largo día
no le basta a la alondra
que canta y canta…

 Bashô

 La alondra no canta siguiendo las normas del Sindicato. Este es el Zen de la alondra, visto por un niño, en una vaca:

 A la vaca rojiblanca,
amo con el corazón:
me da toda la nata que puede
para el pastel de manzanas…

 Desde el claro amanecer que oculta las estrellas hasta la noche púrpura que las revela una vez más, la alondra canta, canta. Su avidez por cantar está expresada en estos versos de Issa:

 Yabujiri wa  mada kurai zoyo  naku hibari

 Canta una alondra.
Donde termina el bosque
aún está oscuro.

 Otro de Issa con significado similar:

 Ariake ya  ame no naka yori  naku hibari

 Amanecer…
Una alondra cantando
en medio de la lluvia.

 Comparemos los versos de Bashô con los de Dante (Paradiso, XX, 73-75):

 Qual lodoletta, che in aere si spazia
prima cantando, e poi tace, contenta
dell’ultima dolcezza che la sazia.

 Como la alondra que en el aire se explaya
Cantando y luego calla, feliz
De la última dulzura que la sacia.

 

Fuente:
R. H. Blyth: Haiku. Vol. II. Hokuseido. Tokyo, 1950
Versión libre: JB

La boca agua

mayo 2, 2014

DSC00954

Hace apenas unos días, en su blog Segundacita, el trovador cubano Silvio Rodríguez publicó esta hermosa y cubanísima estampa. Ejemplo de poesía natural, que guarda afinidades con nuestra tradición de cantarle a las frutas de nuestras islas. Ojalá que la disfruten tanto como yo.

Saludos desde La Habana.

 ***

La boca agua

 Tenemos marañón. Nos acabamos de dar cuenta. Crecía de incógnito, hasta que echó unas florecitas cuando empezó la primavera. Hoy fui a verlo y, entre el burujón de verdecitos, había tres frutos rojos, llenos de jugo, listos a apretar bembas.

Hace dos días el mamoncillo acabó perdiendo aquel gajo que el ciclón Charlie casi le arranca. Se lo habíamos pegado con una cuerda dura, que duró años, pero ya era una península mayor y pesada. Casi a mediodía sentimos el grito de la mata, cuando se le desprendía el pedazo de vida, la rajadura y luego el golpe seco contra el suelo. Pero nos queda mata, y ojalá también mamoncillos.

La chirimoya y el ciruelo se han desvestido, como acostumbran por este tiempo. Frutos y brotes verdes, prometedores, numerosos.

El mango rey, a punto de empezar el bombardeo.

Se me está haciendo la boca agua.

Silvio Rodríguez

 

 

Fotografía: Silvio Rodríguez

Fuente: Segundacita

Mangal soleado

abril 25, 2014

Palomas en el mango2

Mangal soleado
Dos palomas copulan
entre las ramas

Entre las ramas
del mango, unas palomas
haciendo eso

¡Qué resplandor!
En el mango, palomas
alebrestadas

Jorge Braulio

ruido en el mango
trajinan dos palomas
entre el follaje

José Manuel

¡Ya han florecido!

abril 21, 2014

Brooklyn_Museum_-_Asukayamano_Sakurabana_Cherry_Blossom_Season_at_Mt__Asuka_-_Kitao_Shigemasa

Saita na to   zatô wa hana de   ume wo home

¡Ya han florecido!
Dice el ciego que admira los cerezos
con su nariz.

Senryu anónimo

 

Fuente:
R. H. Blyth: Japanese Life and Character in Senryu. Hokuseido Press. Tokyo, 1960
Versión libre: JB

Luna de sangre

abril 16, 2014

Luna de sangre

Luna de sangre

Aún a oscuras la casa

de los vecinos

Colina de cerezos en flor

abril 8, 2014

Utagawa Kunisada

Hana no yama  goze matsu no ki no hô e muki

Colina de cerezos en flor.
Canta la ciega del laúd
hacia los pinos.

La mujer ciega debe estar frente a los cerezos en flor y cantar acerca de ellos pero, ignorantemente, se vuelve a la dirección equivocada. El error de una persona ciega puede parecer un tema inadecuado, tanto en su arista alegre como triste. Pero el senryu no es ni insensible, ni sentimental. La vida es una tragicomedia. La ceguera de Otelo puede parecer cómica si quien observa es Yago.

Fuente:
R. H. Blyth: Japanese Life and Character in Senryu. Hokuseido Press. Tokyo, 1960
Versión libre: JB

 

Octavio Paz

marzo 31, 2014

O_Paz

Canta en la punta del pino
un pájaro detenido,
trémulo, sobre su trino.

Se yergue, flecha, en la rama,
se desvanece entre alas
y en música se derrama.

El pájaro es una astilla
que canta y se quema viva
en una nota amarilla.

Alzo los ojos: no hay nada.
Silencio sobre la rama,
sobre la rama quebrada

Octavio Paz
(Ciudad de México, 1914-1998)

La Primavera

marzo 23, 2014

Gomez_de_Avellaneda1857

Huyó el invierno sañudo

Y luce brillante el sol,

Que el pálido velo rasgando glorioso

Difunde en la tierra benigno calor.

 

Se cubre el campo aterido

Con halagüeño verdor;

Del dulce Favonio los hálitos puros

Suceden al soplo del fiero Aquilon.

 

¡Salud, bella primavera!

¡Salud, feliz estacion!

Tu grata sonrisa, que vida difunde,

Perfuma los aires, colora la flor.

 

Vencedora del invierno

Llegas vestida de albor,

Los valles se alegran, las fuentes murmuran

Las aves entonan sus himnos de amor.

 

Brota el gérmen, escondido

de la escarcha en la prision,

Y brumas, y hielos y nieves disipa,

Tu impulso de vida, tu soplo creador.

 

Rejuvenecer la tierra

Fué tu dichosa mision,

Y tú la obedeces!… renace cada año

Natura al mirarte, con nuevo vigor.

 

Ay! ¿por qué tambien al hombre

No se extiende tu favor?…

De su edad primera las flores preciosas

Son presto despojos del tiempo feroz.

 

Perfuman con dulce aroma

Su juvenil corazon,

Las toca con mano de acero y de hielo,

Las toca, y marchitas las deja el dolor.

 

El invierno de natura

Tu presencia disipó,

Mas ¡ay! de la vida del hombre infelice

No el pálido invierno disipas tú, no.

 

Una sola primavera

El cielo le concedió,

Y rápida vuela, cual nube de estío,

Cual humo ligero, cual soplo veloz.

 

¡Una sola! y el invierno,

Que helado y mustio va en pos,

Le agobia de nieves, le cerca de sombras

Que nunca disipa benéfico sol.

 

Vuelves al árbol las flores

El perfume y el color….

¡Mas no das al hombre las flores perdidas!

¡Mas no le revives la muerta ilusion!

 

De mi fugaz primavera

Ten ¡oh tiempo! compasion,

Y deja que pueda llevar al sepulcro….

No mucho te pido… ¡tan solo una flor!

 

 Gertrudis Gómez de Avellaneda

(Camagüey, 1814 – Madrid, 1873)

 

 Fuente:

Poesías de la Exma. Sra. Gertrudis Gómez de Avellaneda. Méjico, 1852.

La luna llena

marzo 17, 2014

Luna llena de marzo

La luna llena…
Silencio bajo las flores
del franchipán

 Franchipán: Franchipán, frangipani, Guiee Chachi o Cacalosúchil (Plumeria rubra) es el nombre común de una especie de vegetales que prospera en la zona tropical de América. Frangipani, término con el que se conoce esta planta en varios idiomas se debe a un marqués italiano de este nombre, que creó en el siglo XVI un perfume a base de esta planta. En Brasil: jasmim-manga.