La gran puerta del templo

La Gran Puerta del templo
Por la mitad del arrozal,
una alameda de pinos
Shiki

Este tiene la sencillez de un ukiyoe. La presencia de la naturaleza, un sendero hecho por los hombres, y “eso que siempre está a punto ser”: la esperanza que emerge, indestructible, en el pecho de los seres humanos, porque sin ella la vida es sólo existencia. Si bien esta estrofa no es una parábola, ni simboliza nada, tampoco es una simple fotografía, y sería un mal ejemplo de arte por el arte. El significado de la puerta de un templo no es el mismo que el de la puerta de un burdel. Sobre el arroz verde aún, ya se extiende “el sentimiento de ser”. La doble hilera de antiguos pinos que serpentea a través del campo nos trasmite el sentido del tiempo, de los seres humanos que van y vienen por el espacio y la eternidad. Todo esto se percibe en un instante de comunión: los distintos elementos se vuelven puros y traslúcidos, como blancas flores en la nieve.

Fuente:

R. H. Blyth. Haiku. Vol. III. Hokuseido Press. Tokyo, 1952

Versión libre: JB

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: